AHS: Freak Show "Monstruos entre nosotros" [Resumen]


Es un día cualquiera en la ciudad de Jupiter, Florida, el lechero acude como todas las mañanas a la casa de la señora Tattler, pero algo extraño ocurre, las botellas que le dejó el día anterior todavía siguen junto a la puerta. Preocupado, ingresa a la casa, pregunta por la señora y no halla respuesta, hasta que la encuentra, tirada en el suelo del comedor, bañada en sangre.

Juntando el poco valor que le queda, el lechero se arma con un rodillo de amasar y sube al segundo piso, de donde cree oír un ruido extraño. Abre el armario al final del pasillo y lo que libera es el cuerpo herido de lo que parece ser... una mujer... con dos cabezas.

La trasladan rápidamente al hospital. Provoca las arcadas de gran parte del personal, pero después de ese susto inicial comienzan a curarla y analizar sus particularidades. Mientras tanto, por los pasillos ronda una misteriosa dama de acento alemán. Habla con una de las enfermeras y la convence de dejarle su uniforme y unirse al "Gabinete de Curiosidades de Miss Elsa". Así es como logra conocer a las hermanas siamesas. 

Bette (cabeza izquierda) y Dot (cabeza derecha) comparten los mismos órganos y hasta los mismo pensamientos, pero tienen personalidades muy diferentes y no suelen llevar bien. Bette, alegre y soñadora, confía rápidamente en las palabras de Elsa, pero Dot, de carácter frío, no cree que sus intensiones sean buenas y le ordena marcharse.

Lejos de ahí, un par de enamorados se encuentran recostados junto al algo, disfrutando de algo más que de la naturaleza, cuando de pronto un payaso muy extraño irrumpe en la escena. Ella cree que se trata de una sorpresa, pero no, el payaso se torna violento, le pega con unos pinos de malabarista y cuando despierta lo ve encima de su pareja atravesándolo con una tijera.

Regresamos con Elsa, esta vez en una cafetería, donde se detiene para recuperar energías y recortar criticas de cine del periódico, su hobby. En eso ve al otro extremo a un joven con chaqueta de cuero coqueteando con una de las camareras. Se trata de Jimmy "el chico langosta", uno de los integrantes del circo que ella dirige. Inmediatamente Elsa se dirige a él y le recrimina que esté arriesgando todo por una mujer. Jimmy le recuerda que ya nadie va a ver el show y que las deudas siguen creciendo, razón por la que debe ganarse la vida masturbando mujeres con sus dedos deformes.

"¡Se acabó, Elsa!" le dice.

"¡Te equivocas! Las cosas van a cambiar, tengo un plan"

A la mañana siguiente regresa a visitar a las siamesas. Les pregunta cómo es que su madre murió y ellas terminaron heridas. Ambas cuentan su versión de los hechos, pero otra vez el no ponerse de acuerdo las deja en evidencia. Y Elsa aprovecha eso para hacerlas sentir miedo, advirtiéndoles que podrían terminar en la cárcel por esas contradicciones, y lo que es peor, que podrían relacionarlas también con la ola de asesinatos en la que está sumida la ciudad.

Las hermanas pasan la noche asustadas escuchando en la radio sobre los nuevos crímenes del payaso maldito. Al amanecer ya se han escapado del hospital. Elsa las encuentra y después de escuchar cómo Bette apuñaló a su madre en un arrebato de furia y luego Dot la apuñaló a ella en castigo, les ofrece una nueva vida en el circo.

Al llegar, Bette no podría estar más contenta por la libertad que ahora tiene. Del otro lado, su hermana no podría estar más deprimida, le repugnan los fenómenos que la rodean y sus salvajes costumbres, pero en especial detesta a Ethel, la mujer barbuda, mano derecha de Elsa y quien se encarga de imponer orden en ese lugar.

Sin importarles llamar la atención de la policía, cuelgan carteles promocionando su nueva atracción y unas horas después todas las entradas ya han sido compradas por una misma persona, un muchacho ricachón con una muy extraña relación con su madre. Y por supuesto, también llega un detective y arresta a las gemelas. Jimmy y sus amigos intentan salir en su defensa, pero eso solo molesta más al agente, quien comienza a insultarlos y amenaza con desalojarlos a todos al día siguiente. El chico langosta, que ya está harto de tener que tratar con gente así, le rebana la garganta con su navaja,

El show debe continuar. La mujer barbuda da una genial presentación de las principales atracciones de ese show de fenómenos, sin embargo, todo desemboca en un número musical estelarizado por la propia Elsa Mars. Al niño rico que compró los asientos le importa muy poco eso y se dirige detrás del escenario para comprar a las gemelas. Ellas se niegan rotundamente, poniéndose de acuerdo por primera vez, y dejan en claro que ahora el circo es su nuevo hogar y familia,

Más tarde, en medio del bosque, Jimmy reúne a los fenómenos más cercanos a él en torno al detective fallecido y les hace prometer que desde ese momento cualquiera que los moleste terminará alimentando a los gusanos. Dicho esto, proceden a trozar al agente todos juntos. 

El payaso maldito los observa a lo lejos.

La mujer barbuda entra a la carpa de Elsa para felicitarla por haber traído a las siamesas, pues eso ha salvado el show, Su jefa, lejos de estar feliz, le confiesa entre llantos que en realidad las trajo para que la gente pudiera verla cantar, que ese siempre fue su sueño. 

Ethel la consuela y le dice que ella tiene un don y que algún día el mundo lo sabrá apreciar.   

Elsa se prepara para dormir, sacándose las piernas ortopédicas.

Y así termina otro día en este freak show.


Comentarios