AHS: Freak Show "Pastelitos rosados" [Resumen]


Comenzamos donde nos quedamos en el episodio anterior, Stanley, el estafador que quiere vender fenómenos disecados, se hace pasar por empresario televisivo y trata de ganarse a Elsa ofreciéndole su propio programa de televisión, pero contra cualquier pronóstico, a ella la idea le parece repulsiva, se niega a reducir su talento a "una pequeña caja en blanco y negro" que además considera "la muerte del arte y la civilización" y regresa a la carpa central para dar inicio a su show.

Arriba del escenario las cosas no le salen nada bien. Al público le importa poco su número musical, comienzan a bostezar, a conversar entre ellos, a reírse de ella, y para terminar de humillarla comienzan a lanzarle cosas y no le dejan terminar su canción,


Por otro lado, después de sufrir un repentino sangrado vaginal (en parte culpa de los dedos del joven langosta), la mujer de los tres senos va al hospital en compañía de nada menos que la mujer barbuda. ¿Y qué creen? El doctor descubre que en realidad ella nunca fue hermafrodita, es 100% mujer, aunque con ciertas partes demasiado desarrolladas.

Esta noticia, lejos de alegrar a Dell, lo enfada bastante, va a buscar al doctor y le rompe las manos para nunca vuelva a tocar a su mujer. Resulta que él... en verdad prefería creer que su esposa era hombre porque... le gustan los hombres.

Sí, nuestro amigo Dell vivía reprimido, escapándose cada vez que podía para ir a un bar gay a entablar conversación con uno de los "anfitriones". Obviamente el chico solo le habla y lo trata bien porque le pagan para eso, pero Dell está profundamente enamorado y no ve la hora de escapar juntos.


Y por esas coincidencias de la vida, en ese mismo bar se cruza con Dandy ¿Qué hace el niño mimado por ahí? Después de acabar con su empleada tuvo una revelación, si no podía convertirse en actor, debía encontrar otra forma de "expresarse", convertirse en el más grande de los asesinos.

Aprovecha que Dell se retira y se lleva a su chico favorito al mismo escondite que usaba Twisty el payaso para esconder a sus secuestrados. Una vez en la oscuridad, muestra su verdadero rostro.


De vuelta a la carpa, Elsa puede ver el profundo interés que siente Stanley por las siamesas (aunque todavía está muy lejos de sospechar que lo que en realidad quiere es meterlas en un frasco) y en un nuevo ataque de celos profesionales, engaña a las hermanas para llevárselas en el auto hasta la casa de la señora Mott ¿Será que todavía quiere comprarlas?



Comentarios