LIVEMAN y el Rinoceronte embarazado [Grandes momentos de la TV]


Fue uno de esos momentos que marcan infancias. Ocurrió en el capítulo 31 de la serie japonesa Liveman, que se transmitía en nuestro país a mediados de los años noventas, en canal 5 o 4, no estoy seguro. Era un clásico sentai sobre un grupo de jóvenes que "juraron defender toda forma de vida" usando robots gigantes y muchas explosiones de colores:



Y entre los protagonistas resaltaba Junichi "el Rinoceronte Verde" que se caracterizaba por ser un poco... emmm... bastante... delicadito. Era como el Shun de Saint Seiya, y hasta tenía un hermano "el Bisonte Negro" que era idéntico a Ikki. Y bueno, que una noche Junichi anda tonteando en su moto cuando un monstruo-parásito-vegetal lo ataca por sorpresa y le "implanta su semilla".

Y sí, eso quiere decir exactamente lo que quiere decir.

maldeto ¬n¬
Lo llevan a la base secreta del equipo y efectivamente, el Rinoceronte está preñado y con una panza de nueve meses. Recapitulemos: es un muchacho menor de edad, que todavía ni termina la escuela, embarazado contra su voluntad por una bestia maligna que quiere destruir la Tierra. Obviamente su susto es grande y tienen que agarrarlo a cachetadas para que se calme.

Pero las cosas se van a poner todavía más raras aún, porque intentan llevarlo a una clínica para que aborte (sí, en serio hablan de abortos en esta serie, aunque probablemente lo hayan censurado en la versión latina) y de pronto... habla. El bebé monstruo HABLA desde la panza y dice "¡No me mates!".


Y peor, la ambulancia en la que era trasladado Junichi es ataca por un grupo de activistas provida y el mismo padre de la criatura, quienes planean impedir la operación, pues atenta contra sus creencias.


PERO LA LOCURA RECIÉN COMIENZA. El Rinoceronte huye despavorido del lugar y se cae por las escaleras golpeando su panzota. El bebé al sentir esto, le habla nuevamente, esta vez llamándole "MAMÁ". Ni siquiera papá, sino mamá. Y le suelta la frase definitiva: "Mamá, no tienes por qué quererme, pero quiero vivir". Conmovido por estas palabras, Junichi se pone en pie, toma su panza y decide:


Y la gente que estaba por ahí caminando se caga de risa.

Pero tú dirás ¿Y cómo caraj0s va a dar a luz? En realidad fue bastante sencillo. Apenas da unos pasos después de tomar su decisión y el bebé se teletransporta de su cuerpo a la calle, y es...


Horripilantemente tierno.

Es difícil de creer, pero en este capítulo, en su locura, se tocan temas muy fuertes, uno tras otro. El bebé Vega nace y se da cuenta de que es "diferente" y que la gente, incluso su "madre", le teme por eso y cae en una profunda depresión, lo cual aprovecha su padre para secuestrarlo.

Los villanos, que antes defendían su derecho a nacer, se decepcionan al ver que Vega no es lo que esperaban, y se disponen a acabar con él pues "No podemos permitir que un error así viva".


Pero mientras estos hipócritas buscan la muerte, el equipo Liveman reafirma su compromiso de defender toda forma de vida, por más fea que sea, y van en busca del recién nacido. Es aquí cuando llega ese momento. No sé si habré llorado, pero de seguro que quise hacerlo...








PERO NO TERMINA AHÍ, MALDITA SEA. Junichi manda al demonio todo, carga a su hijo sobre su espalda y va en busca de un lugar donde curarlo (un hospital de monstruos, no sé), mientras le canta una canción de cuna y le dice que él es su madre. 


Y aún cuando Vega se desvanece en el suelo, nuestro amigo el Rinoceronte le sigue cantando hasta que cierra sus ojitos de alien (TwT). No termina ni de secar sus lágrimas cuando aparecen los insensibles...


Entonces Junichi se transforma en Supersaiyajin nivel 3 y... Ok no, la historia vuelve a tomar su curso cotidiano, hay una pelea, salen los robots, los buenos ganan, los malos pierden, lo de siempre. Y al final del día, Vega recibe una cristiana sepultura (o al menos le ponen una cruz ahí para decorar) y su padre le confiesa que aunque es muy joven ha comprendido el significado del amor maternal.

FIN.


IMAGÍNATE VER ESTO A LOS CINCO AÑOS. Me quedé medio atolondrado y creo que todavía sigo así. En un solo capítulo tocaron el derecho al aborto, la discriminación, las familias alternativas... Los Power Rangers no le llegan ni a la punta de los talones a Liveman. 

Por cierto, si quieres ver la serie completa, la puedes encontrar aquí.

Yo me voy. Hablaos OuO7

Lucha, lucha, siempre Liveman...


Comentarios

  1. Yo veía esta serie Liveman lo trasmitían por canal cinco en panamericana una tontería era esa serie japonesa Liveman no me gustó....es más los cascos que usaban los Liveman parecían cascos de Motociclistas..

    ResponderEliminar
  2. Ese capitulo de Liveman donde Junichi sale embarazado es muy tonto como un hombre va a salir embarazado esos Japoneses son mas Locos para hacer sus series...

    ResponderEliminar
  3. Este capitulo no me hizo llorar, pero me hizo sentir un nudo en la garganta la primera vez que lo vi en los 90's, junto con la musica de fondo daba ganas de llorar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta libremente y te responderé OuO/