Los Descendientes o musicalizando el abuso infantil

¿Qué hace un musical de Disney por aquí? Bueno, a veces se necesita un poco de luz para equilibrar tanta sombra. Además, aunque no lo creas, esta película en realidad tiene un trasfondo MUY oscuro.


Los Descendientes trata acerca de un reino en donde todos los mundos mágicos (y no tan mágicos, como el de 101 Dalmatas, y hasta ahora no sé qué demonios hace Cruella De Vil en esta historia, y encima convertida en un mal clon de Celia Cruz o algo así) se han unido para vivir en paz y armonía y de paso encerrar a todos los villanos (e incluso a los que se supone que deberían estar muertos) en una pequeña isla donde pueden hacer lo que se les venga en gana mientras no molesten a los ricos y poderosos. Y es aquí donde viene lo horrendo: Esta isla, que es básicamente el infierno sobre la tierra, un lugar sumido en la miseria y el crimen, ESTA REPLETA DE NIÑOS.


Son los hijos de los villanos y sus secuaces, que no deberían estar pagando también por los crímenes de sus padres, y sin embargo, a los reyes y princesas, que se supone que son "los buenos del cuento", NO LES IMPORTA UNA MIERD4 que sufran por igual, y los tienen ahí en el olvido sin sentir una pizca de lástima por ellos. Hasta que aparece el príncipe Benjamin, hijo de "La bella y la bestia", que por alguna razón no explicada va a ser nombrado rey a los dieciséis años y con ambos padres todavía vivos, y como primer mandato real pide traer a los hijos de Maléfica, Jafar, Cruella De Vil y la Reina Malvada de Blanca Nieves (que según wikipedia se llama "Grimhilde" pero nadie nunca recuerda eso, ni siquiera aquí) para por fin darles un trato humanitario y que estudien junto a los demás miembros de la realeza.


Esa premisa me pareció interesante, debo admitirlo, y es la principal razón por la que terminé viendo esto, pero a partir de la llegada de los chicos al colegio de princesos, esta película se transforma en... pues en High School Musical con hadas y varitas. Y no era necesario en verdad: la mayoría de los números musicales que se presentan no aportan nada a la historia, solo enfatizan lo que ya sabemos (¿Mal está dudando sobre ser mala? ¡Pues que pase los siguientes cinco minutos cantando acerca de eso! ¿Mal se está enamorando? ¡Pues que venga otra canción para hacerlo más evidente!). La única secuencia musical que de verdad está justificada y sirve para algo (la presentación de los personajes), es precisamente la primera, "Rotten to the core", el resto de canciones te las puedes saltar (yo empecé a saltarlas después de esa insoportable escena con Maléfica en el museo) y te aseguro que la historia no se ve afectada en forma alguna.



Pero incluso cuando ya entramos de lleno a la comedia estudiantil y las cancioncitas pop, hay ciertas escenas que sobresalen y nos hacen darnos cuenta de que detrás de ese tono pastel hay un tema muy serio y muy poco tratado en el cine de Disney: el maltrato infantil por parte de los padres y sus consecuencias psicológicas en los niños.

Ahí tenemos a Jay, entrenado para robar y ser violento; a Evie, llevada a creer que su única misión en la vida era casarse y ser bonita; a Carlos y su ridículo trauma con los perros; y a Mal, a quien su madre controla a través del miedo. La lucha de ellos por sobrellevar ese veneno que les fue inyectado en sus consciencias hubiese dado para una película mucho más profunda y oscura, peeeeeeeeeeero es un musical de Disney y... pues... los problemas se resuelven de una manera bastante... Disney.

Así que solo me queda decir que si quieres ver algo ligero, simpático, fácilmente olvidable y que te haga soltar una que otra sonrisa, pues esta es tu película.


Comentarios

  1. a mi me gusto, es la primera pelicula Disney Channel q veo en años pues lo anterior a esto... sin comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta libremente y te responderé OuO/