Las Chicas del Cable, Capítulo 2: Los recuerdos [Resumen]


Como quedamos en el capítulo anterior, Francisco encuentra a Lidia con las manos en la masa y sin lugar a dudas la reconoce como el gran amor de su adolescencia, pero antes de que pueda pedirle explicaciones por su conducta, Carlos llega de imprevisto y los interrumpe. La ladrona entonces aprovecha para escabullirse y huir del edificio, sin el dinero y sin la llave de la caja fuerte, frustrada totalmente, algo que la lleva a pelearse con sus amigas, quienes tratan de detenerla creyendo que solo se encuentra mal por su fracaso con la llamada del rey. 


Al llegar a casa, Alba es perseguida por los hombres de Beltrán y no le queda otra opción más que ir a la pensión de Marga y pedirle perdón a ella y a Carlota para que la dejen quedarse a dormir ahí un tiempo, con el cuento de que unos prestamistas la persiguen. Y es tan buena dando lástima, que a la mañana siguiente consigue que sus amigas la dejen entrar de nuevo a la centralita. Su plan era llamar a Bletrán y hacerle creer que se había fugado a Francia, pero nuevamente todo sale mal, las chicas son descubiertas y Alba termina otra vez en la ofician de Francisco, donde él se ofrece a pagar su deuda a cambio de que ella regrese a trabajar como telefonista.

Esa misma noche, después de arreglar las cosas con Beltrán, Francisco la lleva a la estación de tren donde sus vidas se separaron, y con un largo beso le promete que no volverá a perderla.


Y en las historias secundarias, el padre de Carlota sigue empecinado en que su hija abandone el trabajo y regrese a casa, primero trata de sobornar a su novio para que la deje, luego lo vemos reunirse con el dueño de la compañía telefónica para pedirle que la despida ¿En qué terminará esto? Por su lado, Marga descubre que el caballero que la ayudó cuando le robaron la cartera también trabaja en su edificio y en medio de una borrachera le escribe una carta a corazón abierto, pero cuando él intenta comunicarse con ella, Marga no puede con el miedo y se hace pasar por otra persona.


Comentarios