Un turno en el Kya Kawaii Girl

[Advertencia: El siguiente es un artículo de opinión escrito por una mente perturbada cuya percepción de la realidad puede oscilar dependiendo del tipo de medicamento que consuma, por lo tanto, sus declaraciones no pueden ser causal de denuncia ni servir como evidencia en un juicio bajo las leyes de esta nación ni de cualquier otra nación en este planeta, sistema solar, galaxia, universo y/o universo paralelo, conocido o aun por conocer. Una vez leído esto, estás advertido.]


En realidad no estaba muy seguro de asistir a este evento, primero porque ir hasta Surco es un viaje casi interplanetario para mí, luego porque no tenía muy en claro cual era la temática (su descripción en Facebook solo decía "bailes, concursos, premios, trivias y mucho más" que es una descripción tan random que bien podría servir para fiestas infantiles, ferias escolares, reuniones de alcohólicos anónimos, etc.). Aunque quizás fue eso lo que me animó, el no saber a qué demonios me enfrentaba.

Así que tomé mis cosas y me dirigí a un curioso lugar llamado El Tanque, pensaba que hacía referencia a alguna guerra, pero no, es que en serio el local ES UN TANQUE... de agua...


Tal como lo esperaba, el evento comenzó media hora tarde (así es, ya estoy tan acostumbrado a las tardanzas que ya ni siquiera me molestan, las acepto como parte de nuestra idiosincrasia) o se supone que comenzó, pero no pasaba nada, yo solo tomé asiento y los veinte minutos siguientes consistieron en ver a las cosplayers ir de derecha a izquierda mientras en el equipo sonaba un alucinante mix de kpop y reggaeton.


Por ahí me pasaron un "cóctel de cortesía" sabor a manzanilla y alcohol de farmacia. También había empanadas, kekes, pasteles... pero eso ya venía con su propio precio, y prefería salir a comprarlos a la panadería yo mismo.



La primera actividad de la noche fue el clásico juego de las sillas seguido por un concurso de karaoke por el que no volveré a ver Digimon con los mismo ojos (ni oídos) nunca jamás:



Según explicaron, cada turno iba a tener una "presentación especial". En nuestro caso consistió en una canción de Sin Bandera.



No, ni siquiera la terminó. Y ya está, eso fue. Las chicas se escondieron. Vino un tio a decirnos "Oe tienen que salir para que ingrese el siguiente turno". Afuera solo habían cuatro gatos. Y comencé a caminar en medio del frío, pensando en lo obvio: el Kya Kawaii Girl fue un evento Dash, solo que con otro nombre, más caro, más lejos y más aburrido.

Pero bueno... al menos no hubo subastas.


PUNTUACIÓN:

-Local: un tanque de agua (+100 por original)
-Cosplayers: Meh, pasable (+10)
-Precio de entrada: Meh, pasable (+10)
-Precio de comestibles: inflación nivel Venezuela (-100)
-Bonus: Hacerme recordar a Dash (-1000000000)

ESTADO: Desaprobado.

Comentarios

Publicar un comentario

Comenta libremente y te responderé OuO/