Lupin y el Corazón Púrpura de Cleopatra (2014) [Reseña]


Lo peor que puede hacer un director de cine a la hora de adaptar una novela o un comic, es asumir que todo el mundo ya conoce esa historia y por eso mismo no hace falta ahondar mucho en los personajes. Ese es el principal problema con Lupin y el corazón púrpura de Cleopatra (basado en el manga Lupin III de Kazuhiko Kato), que en más de dos horas de película nunca llegamos a saber realmente quien es nuestro héroe protagonista, y mucho menos sus acompañantes.



El film de Ryûhei Kitamura apenas se toma unos minutos para contarnos que Lupin pertenece a un grupo de ladrones de reliquias que actúan bajo la muy extraña premisa de "Los tesoros no deberían estar únicamente en manos de los ricos" (aunque ellos mismos se han hecho muy ricos robando). Una noche, en una reunión, uno de los miembros traiciona al grupo para robar el legendario collar de Cleopatra y sin quererlo provoca la muerte del líder. Es entonces que Lupin y sus amigos buscarán tomar venganza contra el traidor. Es aquí cuando debería comenzar lo divertido, pero en verdad comienza lo confuso, porque como mencioné arriba, ninguno de los personajes está debidamente presentado, no conocemos casi nada de ellos, ¿Entonces cómo puede importarme lo que hagan este grupo de desconocidos?

Y lo que es peor, ¿Cómo puedo sentirme identificado con un héroe con una personalidad más plana que una bandeja y cuyo desarrollo es absolutamente nulo? Lupin no cambia, no aprende nada, comienza siendo un chulito que solo sabe actuar "cool" y termina exactamente igual. Es curioso, pero aquí, el único personaje que se desarrolla y logra alcanzar la redención es Michael, el traidor.

Entonces, si los personajes no llaman la atención, solo queda apelar a la acción. Y sí, hay escenas de peleas cuerpo a cuerpo, disparos, explosiones, muy dignas de Hollywood, pero ahí también hay un problema: ¿No se supone que esta es una película sobre ladrones? ¿No se supone que Lupin es todo un estratega planificando robos? ¿Por qué entonces, cuando tienen que adentrarse en el máximo complejo de seguridad, no se les ocurre mejor idea que abrirse paso explotándolo todo y luego rogar para que alguien los rescate?

Y es en serio, no tenían un plan de escape, solo supusieron que la policía los vendría a salvar cuando los malos los superaran en número.

Pero bueno, si hay algo que tengo que destacar de Lupin y el corazón púrpura de Cleopatra es que luce bien (desde los efectos especiales hasta la ropa, todo impecable) y se oye bien (con una banda sonora a punta de jazz y un tema principal a manos de Tomayasu Hotei).



Para el recuerdo me queda una escena completamente WTF en la que el personaje de Meisa Kuroki sale del baño y se encuentra con una de las villanas EN LENCERÍA, así sin más, sin ninguna justificación, y ambas se ponen a pelear... DEBAJO DE LAS SÁBANAS. Se puede decir que esa sola escena es un resumen de toda la película, hueca y delirante, pero de alguna forma entretenida.


Comentarios