13 Reasons Why, Capítulo 1: Casete 1, Lado A [Resumen]


Llegamos al primer episodio de 13 Reasons Why, la nueva serie de Netflix, y nos encontramos con una escuela en donde los estudiantes están tratando de sobrellevar el suicidio de una de sus compañeras, de la manera más fría posible: "Nos tomamos un selfie con el casillero de la muerta y pasamos a otra cosa".


Entonces conocemos a Clay, un muchacho tímido y siempre nervioso, quien conoció a Hannah Baker tiempo atrás, cuando ambos trabajaron juntos atendiendo un cine. Un día llega a su casa y encuentra un paquete con siete casetes que obviamente no puede reproducir porque ningún adolescente de hoy tiene esa clase de reproductores, a menos que sea super hipster. Así que le pide prestado el radio a su papá y va a escuchar el contenido de las cintas a la cochera. 


La voz de Hannah resuena en los parlantes diciendo que está de vuelta y a punto de contar la historia de su vida, o más exactamente, por qué terminó. "Si estás escuchando este casete, eres una de las razones". Pero entonces aparece la mamá de Clay y el chico tira al suelo la radio, por lo que tiene que viajar al otro lado del pueblo a buscar a su amigo Tony, el único ser humano vivo que todavía conserva un walkman. Le choricea el aparato (en realidad pudo habérselo pedido prestado, pero supongo que no se le ocurrió ninguna excusa para eso), se va a un lugar apartado y ahí por fin puede escuchar las reglas que Hannah impone antes comenzar con su relato.



Primero, quien reciba la caja tiene que escuchar las siete cintas, trece lados grabados, cada uno dedicado a una de las personas que ayudó a destruir su vida. Segundo, una vez hayan terminado de escuchar su contenido, deben rebobinar los casetes, devolverlos a la caja y mandarlos a la persona que le corresponda, siguiendo el orden en el que son mencionados. Claro que podrían tirar la caja al río y olvidarse del asunto, lo cual yo haría, pero advierte la difunta, si hacen eso las cosas empeorarán y los audios se harán públicos por una persona que siempre los estará vigilando.


El primer lado está dedicado a Justin Foley, un chico deportista del que se enamoró y al cual le entregó su primer beso. Pero el pendejo resultó ser un infeliz que no se esperó ni un día antes de ponerse a presumir con sus amigos lo que había hecho con ella, exagerando las cosas e incluyendo fotos que pronto se hicieron virales en toda la escuela. Y así comienza el descenso a los infiernos.

Volviendo al tiempo actual, Clay se encuentra con Tony en la cafetería y este le revela que también conoce de las cintas pero no le aclara cual es su relación con ellas, solo le dice que las termine de escuchar o las cosas empeoraran. "¿Qué puede ser peor que Hannah muerta?" pregunta Clay, y al salir de clase se encuentra con Justin visiblemente molesto y siendo escoltado por el consejero escolar. ¿Qué pasó? Lo sabremos en el siguiente episodio.

Comentarios