Ozark, Capítulo 5: "Días Dominantes"



Inicia un nuevo día en Ozark y los problemas no se hacen esperar, pues el cuerpo de Bobby Dean aparece flotando en el muelle de los Byrde. Y no hace falta esperar mucho para saber quien les mandó semejante regalito, pues es el mismo Jacob Snell, un narcotraficante local que es dueño de practicamente toda la ciudad, se acerca a Marty para sugerirle indirectamente que se le una o muera. Marty entonces comprende que si le es difícil encontrar negocios en Ozark donde lavar dinero es precisamente porque el viejo ya los está usando para lo mismo. Todavía le quedan cuatro millones y el tiempo se acorta, piensa ¿En donde más podría invertir tal cantidad de dinero sin llamar la atención de las autoridades?


Va en busca de Mason, un predicador local que tiene la curiosa costumbre de dar servicio en medio del lago, arriba de un bote, y le ofrece construirle una iglesia. Mason, quien al principio no está seguro de aceptar tal colaboración, pues considera que la casa del Señor es invisible y está en todas partes, al final termina aceptando, lo que está a punto de iniciar una guerra ¿Por qué? Bueno, porque el todopoderoso Snell usaba sus prédicas en el lago para vender droga dentro de biblias y libros de cánticos, y ahora que Marty se está metiendo directamente con su negocio, prepárense para ver más cuerpos flotando sobre las aguas.


Mientras tanto, Charlotte se amista con Wyatt, Jonah anda por ahí con una escopeta, Ruth se convierte oficialmente en la administradora del club nocturno, y el agente Petty inicia un romance con Russ Langmore, aunque no queda claro si es parte de su investigación o puro placer, y Wendy recibe la visita del hijo de su ex amante (sí, el que cayó por la ventana en el primer capítulo) y trata de convencerlo de que su padre se suicidó porque ella lo dejó. ¿Le creerá?


Comentarios