Las Chicas del Cable, Capítulo 9: La Elección



Ok, han pasado seis meses desde los hechos ocurridos al final de la primera temporada, la compañía telefónica ahora le pertenece a un argentino llamado Uribe, Francisco ha caído en desgracia y ahora es un obrero más en una fábrica de motores, y Carlos regresa después de una larga ausencia, sólo para descubrir que Lidia/Alba ha usado los planos que le robó para negociar su ascenso en la empresa: tiene un nuevo puesto como "asistente de dirección" aunque en realidad se dedica a hacer lo que sea que Uribe le pida, por más tonto que sea. Cansada del menosprecio de su jefe, Lidia decide demostrar cuanto vale y presentar un proyecto para establecer teléfonos públicos en toda España.



Es ahí que Carlos ve la oportunidad perfecta para vengarse. Va a casa de Lidia, le hace creer en una posible reconciliación, pasan la noche juntos, y a la mañana siguiente ella descubre que él le ha robado el proyecto y lo ha presentado a su nombre. Uribe los ve discutiendo fuertemente y para arreglar el problema los obliga a competir entre ellos: quien desarrolle mejor la idea del teléfono público se convertirá en director general de la compañía. Lidia sale a pedirle ayuda a Francisco pero él la culpa de todos sus males y no quiere saber más de ella.


Mientras tanto, la ex secretaria de Francisco, Carolina, le revela a Mario que está embarazada y él le roba cinco mil pesetas a Pablo, el contador, para que ella no le cuente a  nadie que el hijo es suyo. 

Llega la noche, hay un evento de beneficencia en la empresa y Ángeles aprovecha el momento para seguir envenenando a su esposo. Mario entonces la descubre echándole gotas de cianuro a su copa y enfadado la arrastra hacia la azotea del edificio, donde comienza a golpearla salvajemente. Sus amigas pronto llegan al lugar y en medio del enfrentamiento Mario cae al suelo golpeándose la cabeza y muriendo en el instante. Las chicas envuelven el cuerpo con un mantel y lo avientan al río para librarse de él de una vez y para siempre.

Comentarios